top of page

LAS PRINCIPALES SEÑALES QUE TE INDICAN QUE ES HORA DE CAMBIAR DE TRABAJO

La forma más fácil de que te vaya mal y morir profesionalmente es seguir en ese trabajo que sabes que no te llena, que te cuesta levantarte cada mañana, que no te gusta absolutamente nada, simplemente estas ahí por comodidad o pereza de ponerte a buscar otro que probablemente trabajo. Pero ¿estas consciente de que vas a trabajar 8 horas al día como mínimo casi el resto de tu vida, y que eso supone 1800 horas aproximadamente al año, durante 45 ó 50 años? Sin duda no hay peor cárcel en vida que un trabajo que no te guste.


Por eso, te queremos compartir 6 diferentes señales que nos van diciendo “ojo, que igual este no es el mejor trabajo en el que invertir 8 horas al día los próximos 50 años de tu vida”.

Si te das cuenta de que una de esas señales está afectándote a ti y te está diciendo “cuidado, que igual te toca cambiar de trabajo”, no te preocupes, no se trata de mañana dejarlo todo y salir corriendo, te vamos a compartir al final un bonus donde hablaremos de una estrategia que funciona para estos casos muy bien, que son los trabajos de supervivencia, quédate leyendo este artículo hasta el final.


Señal 1. Cuando la empresa no cumple las promesas que te ha hecho. Típico caso que se suele dar, imagínate que te cambian las responsabilidades y empiezas a ocupar hasta el puesto que tenía tu anterior jefe y te dicen “ahora no te podemos ajustar el sueldo (por lo que sea) pero no te preocupes, el trimestre que viene o el año que viene lo revisamos” y tú entiendes la situación y dices “venga, no pasa nada, puedo esperar un poquito más, ha llegado mi oportunidad, les voy a dar tiempo”; pasan los meses, pasa la fecha prometida por la empresa y siempre hay excusas: “es que ahora no es buen momento para la empresa, no tengo tiempo para sentarme con esto, lo hablamos luego”, y va pasando el tiempo y nunca se cumple esa promesa y normalmente en estos casos ¿sabes cuándo se cumple esa promesa? el día que le dices “adiós”, “me voy”; y entonces de repente todo el mundo saca tiempo y te dice “no hombre, justo íbamos a hablar de eso, a ver ¿qué era lo que querías?”

Cuando una empresa no cumple de forma reiterada sus promesas es una señal enorme de que no estamos en el sitio correcto, de que no nos están valorando y no nos están tratando de la forma adecuada, así que si hay una reiteración de promesas incumplidas con una mala práctica detrás, sea la que sea, tienes que salir de ahí.

 

Señal 2. Cuando las cosas se hacen mal con las personas, cuando hay falta de ética profesional, por ejemplo ves que tus compañeros hablan mal de sus otros compañeros cuando no están, o tu jefe se sienta contigo y empieza a despotricar del resto de compañeros o ves que a los clientes o a los proveedores se les está constantemente intentando hacer jugarretas, sacar el máximo beneficio, independientemente de lo que les vaya a pasar a ellos; cuando hay falta de ética profesional es una alerta de que igual no es el sitio adecuado


Señal 3. Cuando dejas de aprender en tu puesto de trabajo es lo que nos lleva en muchas ocasiones a estancarnos. Es muy importante constantemente seguir aprendiendo. ¿Qué sucede habitualmente? cuando entras a un trabajo nuevo hay una curva de aprendizaje donde al principio pasa poco tiempo y tú vas aprendiendo mucho, pero de repente esa curva empieza a aplanarse, en ese momento en el que esa curva se empieza a aplanar es cuando ya tienes muy dominado tu trabajo. En ese momento, después de un tiempo, lo ideal es que te cambien de rol dentro de la empresa, te otorguen otros proyectos que te saquen un poco de tu círculo de comodidad para empezar a aprender cosas nuevas, etc. Pero, si notas que llevas años haciendo exactamente lo mismo y que ya no estás aprendiendo nada, si realmente quieres que te vaya bien profesionalmente tienes que salir de esa situación.

 

Señal 4. Cuando la empresa coge un camino diferente al tuyo, no necesariamente por malas circunstancias, sino simplemente pues imagínate, tú estás en un tipo de empresa pequeñita donde son casi una familia, donde la forma de trabajar es muy cercana, muy ágil, muy rápida y de repente, la empresa se va haciendo grande, se convierte en un monstruo y de repente se hace súper burocrática, llena de procesos y tú no cuadras con esa forma de trabajar, esa es una señal de que igual deberías estar mirando otra cosa.


Señal 5. Cuando ves que el mercado está muy por encima de tus condiciones actuales; si tú estás en una empresa donde por lo que estás haciendo estás ganando por ejemplo, 20,000 pesos y ves que en el mercado por hacer exactamente lo mismo en otra empresa, en la misma ciudad, con unas condiciones similares de beneficios, pagan 30,000 o 40,000 pesos, es una alerta de que puedes tener mejores opciones de cambio.


Señal 6. Cuando simplemente detestas ir a trabajar, el síndrome del “pues aquí estamos” el lunes te cuesta despertarte, estás fatigado, te da pereza ir otro día más a trabajar y solo de pensar que mañana es lunes ya te ha fastidiado el domingo pues es una señal muy clara de que igual no estás en el sitio adecuado, no estás en la posición adecuada, no tienes a los compañeros adecuados o igual el tipo de trabajo o el tipo de empresa no es para ti


Por último, como te habíamos dicho, el bonus trabajos de supervivencia, con este concepto lo que intentamos es que cualquier persona que sienta que quiere cambiarse de trabajo no lo haga a lo loco, porque no todo el mundo se puede permitir decir “me he dado cuenta que este trabajo no es para mí, lo dejo mañana”, toma en cuenta si tienes ahorros suficientes. Lo que te recomendamos son los trabajos de supervivencia, como concepto no significa coger un trabajo para sobrevivir sino tomarte tu trabajo actual como un trabajo de supervivencia, como algo que te va a pagar la búsqueda del siguiente trabajo, continúa haciéndolo muy bien pero entendiendo que lo que estás haciendo en ese trabajo está pagando la búsqueda del nuevo.


Resulta mucho más cómodo y genera mucha más tranquilidad buscar trabajo teniendo un trabajo, que si simplemente te quedan 2 meses de ahorros en el banco y la cartera empieza a apretar, porque cuando se da ese tipo de situaciones lo que pasa es que tiendes a tomar malas decisiones, probablemente lo que va a pasar es que aceptes el siguiente trabajo que pase por delante y no necesariamente ese trabajo será el adecuado para ti. Por eso buscar trabajo desde la comodidad económica de que ya tienes un trabajo y que te está pagando día a día es una muy buena estrategia que puedes poner en práctica.



5 visualizaciones0 comentarios
bottom of page