top of page

LA CULTURA ORGANIZACIONAL, UN FACTOR MÁS FUERTE QUE LAS INVERSIONES

Recordemos qué es cultura, la cultura está formada por un conjunto de hábitos, normas, costumbres, creencias y valores que constituyen la forma de vida de un grupo específico; por ejemplo, cada país tiene una cultura distinta, con diversos elementos que tienen un significado especial y les dan identidad, elementos como: símbolos, lenguajes, rituales, etc.


Las organizaciones también buscan establecer una cultura que los defina y promueva su filosofía de trabajo. Entonces, la cultura organizacional es el conjunto de normas, costumbres, creencias y valores que una organización establece para tener una identidad propia e influir positivamente en sus integrantes.


Algunas organizaciones han logrado construir una cultura tan fuerte que su misión, visión y valores son defendidos con firmeza y convicción por todos sus integrantes e influyen poderosamente en ellos para guiar su conducta y su misión.


Una cultura organizacional fuerte puede ayudar al grupo en varios aspectos:

1) Transmitir un sentido de identidad y pertenencia,

2) Distinguirlos de otras organizaciones,

3) Orientar conductas y actitudes hacia los objetivos,

4) Mejorar la estabilidad y fomentar la unión de sus integrantes,

5) Crear un buen ambiente laboral


¿Cómo se establece o se transmite a esta cultura? las organizaciones transmiten la cultura a sus integrantes con diversos medios:


1) Historias: las organizaciones hacen relatos sobre sus orígenes e inicios, los esfuerzos que implicó emprender el proyecto, fechas importantes en la trayectoria para consolidarlo e incluso anécdotas simples, graciosas o significativas. El propósito de esto es crear un sentimiento de arraigo y apreciación sobre lo que representa la institución y lo que han logrado.


2) Rituales: así como romper la piñata o cantar las mañanitas son tradiciones en México, las organizaciones también las tienen, y las llevan a cabo de forma repetitiva, estas actividades buscan reforzar los valores, la unión y el propósito, y van desde lo más sencillo, hasta lo más significativo; por ejemplo, eventos de integración o ceremonias para reconocer un logro o trayectoria laboral; como el imss, que jubila a sus empleados con una emotiva “última checada”, celebraciones diversas por alguna fecha u ocasión especial, o prácticas motivacionales cotidianas, como porras o dinámicas de activación. Coppel inicia sus actividades con un grito donde todos los empleados se ubican en las escaleras de la tienda; Walmart utiliza su famosa porra para arrancar el día como medio de activación y unión de su fuerza de trabajo.


3) Símbolos materiales: una bandera, un escudo o un momento histórico, nos lleva de inmediato a la mente al país que representan. Así mismo, el logo, los colores, el uniforme, incluso a las instalaciones, buscan distinguir a la organización de los demás, transmitir la filosofía, orientación e identidad de sus integrantes, ¿quién no reconoce los famosos arcos dorados de Mcdonalds en sus más de 30000 restaurantes en 119 países? o ¿el logo del caballero águila de Aeroméxico como símbolo de calidad?


4) Lenguajes: las organizaciones establecen ciertos términos, palabras o frases para ser utilizadas por sus integrantes y lograr con esto una forma propia y particular de expresarse y comunicarse. Un ejemplo básico es el eslogan, que trata de representar en una sola frase quiénes son, qué hacen o cuál es su propósito. Algunas empresas llaman a los empleados colaboradores, socios o asociados; en Scotiabank, los colaboradores son llamados “scotiabankers”, todo esto como indicio de pertenencia; Disney, por ejemplo, nombra a sus clientes “invitados”; existen también protocolos de actuación específicos, como “bienvenido a citibanamex ¿qué puedo hacer por usted? otros grupos por su parte utilizan expresiones técnicas o claves para nombrar proyectos o procesos de trabajo.


La cultura organizacional brinda al grupo una personalidad propia, define y promueve su imagen, tanto interna como externamente; grandes corporaciones han logrado institucionalizar esto y generar una sinergia positiva que les retribuye en un ambiente propicio para trabajar, un reconocido prestigio y por consecuencia, lograr sus objetivos; establecerla no es suficiente, es necesario entender su importancia y saber cómo funciona; hacer esto es vital si se quiere un resultado positivo, sobre todo en un entorno actual en donde no solo basta la calidad y competitividad, sino además la forma de hacerlo y sobre todo cómo se vive en ello.


¿Sabías que en las empresas hay un factor que es más fuerte que las decisiones e inversiones de la dirección para determinar cómo se va a trabajar ahí y cómo se van a obtener los resultados deseados? Ese factor se llama cultura organizacional.


Las culturas son más fuertes que las decisiones e inversiones que hace la dirección; por ejemplo, piensa en una empresa en la que tienes contratado algún servicio, podría ser de telefonía celular, de internet, de sistema de televisión satelital, etc. ¿te han dado siempre un buen servicio? ¿has estado contento con el servicio que te han dado? ¿cómo resuelven las cosas? ¿cómo te atienden? ¡muchas veces no lo estamos! Pero déjame contarte que los directores de esas organizaciones se despiertan todos los días pensando cómo mejorar el servicio con sus clientes, invirtiendo grandes cantidades en sistemas que promuevan un mejor servicio, tarjetas de lealtad y fidelidad, atención oportuna al cliente, capacitaciones a los colaboradores, etc. y te has de preguntar… ¿pero por qué si invierten en todo eso sigue habiendo malos resultados en el servicio? porque no tienen una cultura de servicio, una inercia compartida en el tomar las decisiones, en el cómo actuar y en el priorizar el servicio.


Cuando no modificamos la cultura de una organización, no importa qué tanto hagamos externamente en programas, en softwares, en procesos, si no hemos trabajado la cultura no vamos a tener grandes cambios.


Te invitamos a fortalecer la cultura organizacional reuniendo a los líderes y estableciendo realmente qué es lo que quieren lograr, sin dejar de lado los valores de la empresa, así como también la misión, visión y filosofía que promueven a la sociedad.


20 visualizaciones0 comentarios
bottom of page